domingo, 12 de febrero de 2012

Única


El cielo espera respuestas - eres la única que ha logrado hacerlo esperar-  El infierno pide a gritos diversión, y tu sin saberlo se la niegas rotundamente. Tu amor, es una especie de burbuja extraña que se escribe con tinta ineludible, y no te cansas de repetir “Cuan afortunado seria quien lo tuviera”.

Nadie te toca, nadie te mira, para todos comienzas siendo aquel fantasma en el rincón de la habitación. Aquella sombra extraña que posee un poco de luz pero que da miedo observar, aquel rostro incomprensible pero hermoso.

De pronto alguien se llena de valor y clava los ojos en ti, con detenimiento e intriga. Te le metes en el pensamiento y ahora pasas todo el día entre sus neuronas. Sin embargo,  no se atreve a nombrarte, no se atreve a hablarte. Solo se atreve a observarte en el pasillo, preguntándose que piensas.

Y tu, ahí sentada, sin comprender porque un extraño te sigue con la mirada. Porque te mira de reojo,  escudriñándote, como escarbando tus secretos, buscando un poco de aceptación en tus labios. Te preguntas que pretende al caminar con furia a tu lado, al no dejarte ser invisible y aun así,  que pretende al dejarte ignorarlo, sin tener la astucia de presentarse…    Nada pasa. No te gustan los imbéciles que pasan por tu lado esperando respuestas sin decir nada. No te gusta que no se  arriesguen y la verdadera razón, no te gusta que traten de quitarle el lugar de aquella persona, es especial, solo de ella y por mucho que quieras compañía te enerva saber que habrá competencia (cosa que es un poco ilógica en todos sus sentidos).  Los que te quieren a su lado no se atreven y tú no abres espacio, no aceptas que ya el dueño lo ha rechazado, no  aceptas que el camino esta vacío, que el espacio no tiene gente,  que es tiempo de seguir.

Tu mirada hostil, esa con la que enfrentas al mundo,  los hace sentir menos que tu (y nadie quiere sentirse subestimado). Miras al infinito sin querer comprometerte con ningún ser. Pero te conozco, y me pregunto: porque aparentas rudeza a la hora de acercarte a lo extraño, porque caminas invisible cuando el mundo te admira? Porque no te admiras, te faranduleas, le gritas al mundo lo mucho que vales?  Antes que el mundo te grite lo poco que te valoras. Porque vives angustiada?  Si lo eres todo? Si eres un ángel terrenal, que con una sonrisa acabas la rudeza del mas macho y con un abrazo los prejuicios de los que te odian.  Porque vives esperando?   Si el ya no esta.


Aleja Vidal Orjuela.

1 comentario: