domingo, 11 de marzo de 2012

CHOCO, cualquier parecido con África es pura coincidencia.


“Señor Presidente, en esta ocasión no os reclamos tesis económicas o políticas. Apenas os pedimos que nuestra patria no transite por caminos que nos avergüencen ante propios y extraños. ¡Os pedimos hechos de paz y de civilización!”

Jorge Eliecer Gaitan Ayala.

Es inconcebible la magnitud de la indiferencia, el país en el que vivimos se olvida constantemente de sí mismo, una vez más el departamento del Choco, uno  de los más  ricos en recursos naturales del país, ha sido víctima de la indolencia de las autoridades nacionales (siempre ocupados en los cocteles y reuniones o en lo que está de moda – los paseos del presidente-), hoy parece quedar más claro que nunca el hecho de que para el establecimiento el departamento del Choco no existe.

En ese orden de ideas, la República Independiente del Choco está aislada en todos los sentidos de la República de Colombia, Quibdó es una ciudad del país nacional que no tiene mayor contacto con el país político, la misma crónica que en antaño haría el premio Nobel de literatura patrio, Gabriel García Márquez, la podría volver a hacer cualquier reportero novato del Espectador, han pasado casi 50 años de la visita del otrora periodista y las condiciones del departamento, alguna vez llamado “remanso de paz”, son esencialmente iguales, la principal vía de acceso no deja de ser el rio Atrato, la capital sigue aislada y, como es costumbre, al país le importa lo mismo que hace 50 años, nada.

En días pasado el departamento afro de la nación sufrió el mismo mal que siempre ha sufrido, como es tierra de nadie, la guerrilla de las FARC volvió a hacer lo que acostumbra hacer, atemorizar a la población, lo anterior no es nada nuevo, así como tampoco es ninguna novedad la actitud presidencial, la posición de los medios y la “ignorancia racional” de la sociedad (que dista de ser sociedad civil), tuvieron que pasar 9 días de encierro, con el territorio desabastecido de alimento, para que en la capital del país político alguien se acordara del país nacional, el señor ministro de Defensa un “Yupi” graduado con honores, resolvió, mientras el jefe de gobierno paseaba, que lo mejor era mandar un grupo de hombres –temporalmente- a hacer que los pobladores del departamento se acordaran, al menos, de los colores de la bandera.

Sin embargo, la decisión ministerial no es más que la prueba de la mentalidad del statu quo, pensar que las fuerzas armadas solucionaran las necesidades chocoanas equivale a creer que el problema de la desnutrición infantil puede ser solucionado dándoles de comer balas a los niños.

Han pasado 10 años de una de las masacres más sentidas de nuestra historia, la Masacre de Bojayá es  sin duda un hecho que ha marcado la memoria de una buena porción de nuestra generación, y en general de la población, el fuego cruzado de los grupos criminales de derecha y de izquierda, resulto con la explosión de un cilindro bomba lanzado por uno de los bandos sanguinarios ,en este caso  de los que dicen defender la revolución, terminó con la vida de más de 74 personas que se habían resguardado en la iglesia de la población.

La situación en la región parece no haber cambiado mucho, el señor-señora que hoy gobierna quedo complacido al anunciar la captura de alias “manteco”, aquí nos han hecho creer que la captura o muerte de los bandidos es suficiente para sanar las heridas y solucionar los problemas, esa es la excusa perfecta para motivarnos a complacer la absurda política guerrerista de los sendos mediocres gobernantes que se escogen cada 4 años en Colombia.

Al igual que al otro lado del mundo, en el Choco los afros sufren por ser afros, sienten la indiferencia del mundo, están condenados al olvido, a veces adquieren fama por campañas publicitarias, por tragedias o por masacres, pero no hay una conciencia colectiva sobre la existencia de esa zona, ni en el país, ni en el mundo, hay mayor reparo sobre las penurias que viven las poblaciones apartadas.

Parece que la denuncia sobre el país nacional efectuada por el caudillo liberal, Jorge Eliecer Gaitán, en 1948 no ha tenido eco en el corazón y en la conciencia de los que poblamos Colombia, tampoco ha tenido eco una frase que, en lo personal, me retumba en el cerebro y ojala al país le retumbara  el alma: “Señor Presidente, en esta ocasión no os reclamos tesis económicas o políticas. Apenas os pedimos que nuestra patria no transite por caminos que nos avergüencen ante propios y extraños. ¡Os pedimos hechos de paz y de civilización!”, pronunciada hace 62 años en la Marcha del Silencio, hoy resume el clamor del país nacional, mientras en el Congreso se debate la banalidad, en el Choco, Guaviare, Amazonas, Caquetá, Cauca, se debate la vida.

Para concluir, por hoy, hay que levantar la cabeza, mientras sigamos tragando entero los paros armados se van a repetir, las fuerzas armadas ilegales seguirán con su predominio(aun cuando los dueños de la seguridad democrática nos vendan la idea de que ellos, en su mandato, las tuvieran cerca a la rendición) y todos seguiremos siendo culpables de la realidad nacional, si sintiéramos la muerte violenta de cada colombiano como nuestra, como lo que es, como propia, no sería sencillo aceptar IDEOTAS como la Prosperidad democrática.

*Stop Kony, al margen de las intensiones del creador del video, hay que poner en el tablero la situación de la niñez no solo en Uganda sino en todo el mundo, no hay que olvidar que aquí también tenemos nuestros Konys, y que en el mundo también los infantes son víctimas de los señores de sotana que abusan en privado.

** El sanedrín de Enano I no debe estar muy feliz, en una maniobra algo ingeniosa logro que la elección de la fiscal Viviane fuera declarada nula, pero ¡oh sorpresa! La fiscal encargada Martha Lucia Zamora fiel al temple y al coraje de su antecesora, sin titubear permitió la citación a juicio a los excelsos miembros de la mesa redonda del Rey Enano I,los señores Sabas Pretelt, Diego Palacio y Bernardo Moreno.

*** La guerra mediática  en contra de Petro, al único que va a beneficiar es a Petro, tiene mucho por ganar y el resentimiento de propios y extraños lo único que hace es favorecerlo.

***** Gabriel Garcia Marquez cumplió 85 años y el país todavía no entiende que parece que todos los días nos  condenamos a Cien Años de Soledad, es decir, a desaparecer

Macondo, un estado de ánimo”.
Gabo.


Oscar Eduardo Jimenez Mulato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario