lunes, 2 de abril de 2012

Nada Mas!


Desorientado? No, de esa sensación ya no se acordaba, esa sensación no lo maravillaba, no lo inmovilizaba, no lo ataba. Hace muchos anos lo había hecho, pero ya no lo hacia. Lo ultimo que probo fue la desesperanza, el silencio, las lágrimas. La nada, en un sueno que nunca logro.

Recorrió un largo camino para llegar allá,  sacrifico su juventud, su hermosura, su sonrisa y no encuentro el sueno. Allá había de lo mismo, de esa porquería que piso toda la vida, de esa basura que le toco tragarse sin líquido para disimular. De ese hedor que expelía el camino. A él le dieron este camino, hubiese querido elegirlo pero los dictadores no escuchan a su pueblo y sin remedio nació en esta tierra, donde dios lo puso, donde nadie lo ama, donde la sociedad se desintegra para convertirse en algo mas, en algo que no posee nombre, en algo que se agranda de noche.

Era un niño, pero vivió más de lo que te imaginas. Los días le parecieron eternos y las experiencias aterradoras ya eran pan de cada día. Si, podemos decir que de algún modo fue su culpa, se escapo de su hogar a los 8 anos y, como es posible que un pequeño viva en la calle sin convertirse en una escoria? Pero, que hacia en una casa donde la plata faltaba de manera desesperante, donde una madre le hacia a un lado para satisfacer las peticiones de su marido o donde el marido de esa puta madre le acosaba de maneras impensables para esta cabeza, que hacia el allí? Creciendo en un mundo de dolor, Creciendo sin culpas pero culpable. No se tu que hubieras hecho, pero el decidió escaparse y a decir verdad no le fue mal, pero tampoco mejor. Se sintió casi igual después de la hazaña, con esa desesperación en el pecho y las lagrimas brotando sin brotar. Se sintió casi igual,  con la cruda diferencia de que el mundo no debía amarlo, su madre si.

Las calles, eran un amplio hogar que parecía más una selva, se hacían nada en momentos de drogas, se iban a la porra en momentos de angustia.  Y en las noches se apagaba aquella llamita que  sostenía a pleno sol, aquella petición hecha a una estrella para que llegara un ángel de donde fuese a salvarlo, a sacarlo del hueco, a sacarlo del mal, a ponerlo en la lista de espera del cielo. Las horas transcurrían sin remedio y los días pasaban sin motivos para celebrarlos, los días pasaban entre monstruos reales y dañinos. Monstruos humanos. 

En un paso mal dado, hubo un monstruo con alas que le sonrió. Una sonrisa espectacular, una sonrisa que a muchos emocionaría pero que a el más que emoción le dio esperanzas, le dio alegría, le dio la felicidad. Felicidad por unas horas porque se convirtió en una sonrisa torturadora por meses. Prefería morir, dejar este mundo que no tenia nada bueno, dejar esta situación a la que había caído en búsqueda de algo mejor. Preferiría morir porque un día aclarando cuentas con dios fue consiente  que nunca supo en realidad para que nació. Para que piso este mundo, si siendo una hermosa criatura una madre no lo soporto, si siendo inocente un pueblo no lo miro con amor, no lo miro ni siquiera con tristeza. Siendo inocente las miradas le pasaban cortando, diciéndole entre dientes lo porquería que seria, los pocos anos que viviría, lo sufrida que seria su vida, y lo que mas dolía esos ojos le indicaban que esto era su culpa y solo suya, de nadie mas. Esos ojos nunca tuvieron manos ayudadoras.

Y claro, él no fue salvado como a algunos con suerte les pasa, él no fue querido como algunos corazones llegan a serlo (así sea por un día). Él no fue, porque no lo dejaron, no le dieron atención,  educación ni amor. El murió como los ojos predicaron, con su tristeza a cuestas, su piel cansada siendo aun  joven, desnudo de niñez, nunca la uso, se quedo nuevecita. Su cuerpo fue tirado como comida a los pájaros, porque nadie lo extrañaría, ni lo pediría, ni protestaría por este hecho. Camino descalzo toda su vida y murió sin ánimos de morir, porque ya no podía, porque ya no quería, porque ya lo que sucediera no le interesaba. No era nadie.

Aun hay niños en las calle comiendo basura o usando armas en vez de un libro. Aun hay niños en la calle sin culpa de haber nacido en un vientre estúpido, en un pecho estúpido, en medio de padres estúpidos, que sin dinero, educación o amor los traen a sufrir, a nada más.

P.d. Apoyo el aborto, la anticoncepción y la adopción por parte de cualquier persona que sea declarada apta para educar de buena manera a una criatura. Para que traer a un bebe si no lo vas a amar, para que traerlo si te va a estorbar, si va a resultar siendo parte de esta escoria de sociedad. Para que? 

Aleja Vidal Orjuela. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario