domingo, 26 de enero de 2014

Mi Ventana.

He estado de pie frente a mi ventana. Desde aquí se puede ver el edificio más importante del mundo. Puedo ver un puente que lleva y trae carros a su parecer, desde aquí puedo  ver las millones de almas que luchan para no hundirse en el tedio de la vida. Estoy parada frente a mi ventana viendo mi vida moverse. Se mueve tan rápido y tan descontrolada que yo he decidido congelarme, no quiero hablar. Para que molestar algo que ya tiene vida propia, que se suponía era mío pero aprendió a vivir sin mí.

La neblina cubre edificios lejanos y se ve hermoso, frío pero hermoso. Y lo único que puedo hacer es pensar en una persona común, en ti.Pasarás los días igual que yo? Pensando que la historia está escrita, que solo nos queda enfrentarnos a una ventana, asistir a clases, vernos las caras para tomar un café y encerrarnos a leer un libro.Pasarás los días preguntándote que haces aquí tan inexistente y a la vez tan lleno de carne y hueso.  Tan vivo y tan pasmado. Te preguntaras alguna vez cuál es tu puesto en esta rueda que gira y no para, que gira y  enloquece.

Frente a mi ventana una duda me llena la cabeza y susurro con voz cansada: Que se sentirá vivir. Me pregunto si vivir es tomarte un trago o muchos, si es fumarte un porro o cogerte a cualquiera. Respóndeme, yo no sé qué es vivir y quiero saber para dejar de ser este maniquí. Me quiero mover pero nadie me habla, nadie me dice. Me quede atascada.  Ayúdame que el tiempo corre y yo sigo pasmada.

Dime si vivir es pegarte a una pantalla viendo tonterías ensayadas, si vivir es el sentimiento de emoción que llena cuando la sociedad te aprueba con “me gusta”. Si vivir es mirarte al espejo y querer ser otro o es tener la última generación de Galaxy que apareció en el mercado. Dime si tú vives, cuéntame como vives. Quiero dejar a un lado estos zapatos gruesos que no me dejan caminar porque no saben dónde ir. Quiero que me enseñes a vivir.


Y háblame también de la revolución y los sueños. Háblame de como vivo con eso si son fantasías, de cómo las convierto en realidad. Háblame de cambiar el mundo. ¿Crees que podemos cambiar el mundo?  Dime si este es el siglo de los cambios que el pueblo quiere (porque eres parte del pueblo, naciste pueblo y no dejaras de serlo) o dime si vale la pena nacer para quedarte mirando una ventana. Si ya se nos pasó la hora de gritar por lo que queremos y necesitamos. Quizás nacimos en mala época, los revolucionarios y pensadores (hippies, mechudos y revoltosos) ya no actúan, se esconden, y no los culpes, el sistema da miedo. El pueblo soporta y tú te quedas pasmado frente a una ventana pensando cómo se sentirá vivir, como se sentirá cambiar, como se sentirá dejar de comer mierda.


Alejandra Vidal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada